DIALOGANDO CON JULIO CORTÁZAR

HISTORIAS DESPARECIDAS

 

Huellas, rastros de imágenes que han desaparecido.

Presencias de las cuales su esencia se ha desvanecido y de las cuales solo quedan sus fantasmas. Formas indefinidas que se ocultan y se revelan en medio del caos de recortes y superposiciones.

Con papeles recortados y rasgados, la tinta y los colores metálicos cuento historias de momentos que ya pasaron, pero que dejaron su testimonio, momentos que me recuerdan algo que conozco pero no puedo visualizar en forma de imagen terminada. El tiempo pasa sobre ellas y guarda apenas un registro de ideas que veo al pasar y de las cuales solo recuerdo su sombra.

 

Este trabajo empezó a mediados del 2015, trabajamos en forma constante y nos fuimos reuniendo par analizar y profundizar sobre las producciones individuales. Muy enriquecedor y productivo el intercambio de ideas y opiniones.

Dialogando con Cortázar
15 Artistas argentinos exponen sus obras en el CSV de Nueva York el 14 de abril de 2016

El pasado, el presente y el futuro se unen dejando de ser lo que son para ser algo nuevo en el devenir de la vida. Es en una de las vueltas de este proceso donde me encuentro con Julio Cortázar.

Para esta muestra de un grupo de artistas argentinos, hemos tomado como disparador un video en el que Cortázar reflexiona sobre la subjetividad del tiempo y el paisaje de los muros citadinos en París. Estos muros son muros intervenidos ocasionalmente por la publicidad de los carteles de la calle. Esto, en sus reflexiones, se suma al paso del tiempo, factor que genera cambios en su apariencia, ya sea porque se rompen, se superponen, se multiplican, los escriben, y da como resultado “poemas anónimos”, como él mismo los llama.

Cortázar nos plantea una reflexión estética y emocional, habla como espectador y protagonista de su tiempo, un tiempo que hoy es pasado, pero que haremos presente generando esta muestra.

El tiempo, que lo vivenciamos sin fronteras, y la estética, como concepto universal de la búsqueda del hombre, son elementos que se ponen a disposición para generar nuestra obra y despertar nuestro diálogo con él.

La propuesta tiene en cuenta la participación del público y propone un espacio para generar un muro interactivo. De esa manera, jugaremos y dialogaremos en el trascurrir de la muestra para generar un nuevo poema anónimo.

Julio Cortázar utiliza la palabra como herramienta. Gracias a ella nos trasporta a este mundo mágico y relativo, como dice él: “juegos de la imaginación”. Nosotros le respondemos con nuestra estructura simbólica, jugando a partir de eso con nuestros elementos plásticos y desde este lugar abrimos un diálogo para reflexionar con él.

Rebeca Mendoza, Curadora-2016