La excusa es el miedo